280000 kilómetros más para llegar a la Luna

100000 km con mi Prius
100000 km
Cargado originalmente por brucknerite

El pasado fin de semana celebramos los primeros 100000 kilómetros con nuestro coche, mientras pasábamos por Moral de la Reina, en Valladolid, de excursión por Tierra de Campos. Realmente no tiene nada de particular: se trata de un vehículo normal cuya misión principal es la de transportar de A a B a la familia sin zarandajas. Durante estos 5 años se ha enfrentado a situaciones climáticas de todo tipo. Ha circulado por autopistas, carreteras nacionales, carreteras secundarias y caminos relativamente bien pavimentados en toda la península Ibérica, generalmente cargado con dos adultos y dos niños, sus dos sillas de seguridad, un carrito, maletas y en ocasiones hasta una cuna de viaje. Ha pasado todas las revisiones reglamentarias, con costes que rara vez han superado los 200 euros. Pasó una ITV hace un año: los técnicos me dijeron que el coche respondía como si fuera nuevo. No ha habido que sustituir las pastillas de freno ni una sola vez. La media de consumo de todo este tiempo ha sido de 5.5 l/100 km de gasolina de 95 octanos, aunque en verano suele bajar una o dos décimas. No soy ningún , por cierto.

Nada es perfecto: la medida de los neumáticos (195/55 R 16) es bastante extraña y los cambios de cubiertas salen algo más caros de lo que sería normal para un coche tan poco deportivo. Cambiar las luces delanteras es una pequeña aventura mirando el manual (mejor mirar en Internet). De vez en cuando, una de las luces de posición trasera —con casquillo de cuña— se afloja y da la impresión de haberse fundido. Basta un golpecito en el plástico del piloto para que vuelva a encenderse; pero algún día cogeré un trocito de papel y lo meteré en la cuña junto a la bombilla, en plan galga. Vendría bien tener un maletero algo más grande, aunque mi experiencia me dice que no importa el espacio del que dispongas —siempre lo llenarás.

Nuestro coche es un . No lo compramos por ecológico: ningún coche lo es, aunque en algunos casos el insulto duele más que en otros. Tampoco lo compramos por su capacidad de impresionar a las nenas o por ser uno de esos que van por ahí “pidiendo” circular a la velocidad del rayo. Lo compramos por su comodidad. Es el coche que menos molesta a alguien a quien no le gusta conducir. Recuerdo, a estas alturas, a todos los que me afeaban el “experimento”: que si por qué no compraba un coche de verdad (un diésel de los que me alegran la alergia todas las primaveras), o algo más apropiado para mi familia (¿un autobús?) Me llegaron a preguntar si había tenido en cuenta el coste de sustitución completa de baterías y sistema híbrido en mi previsión de gastos de mantenimiento. A todos ellos, ahora que la palabra “híbrido” prestigia injustificadamente cualquier cosa (arquitectura híbrida de Audi, tecnología microhíbrida de Citroën y disculpadme que no siga, que me da la risa), les dedico este artículo. Me encanta llevar razón.

De Madrid al cielo (por asfixia)

¡En Madrid todo es aire puro! Puro veneno, quiso decir la inconmensurable Botella, pero los pérfidos periodistas de extrema izquierda no le dejaron. Razonando sobre esta interesante cuestión, mi amigo @antoniovieiro se preguntaba en Twitter hace apenas unos centenares de segundos si una medida fácil de implementar como alargar los periodos entre las luces rojas de los semáforos podría ayudar a mejorar la situación.

El razonamiento es bueno: es sabido que los coches consumen más en ciudad que en carretera —si nos mantenemos por debajo de las velocidades legales. Por encima de los 50 km/h el factor limitante en el consumo es aerodinámico, y aumenta con el cubo de la velocidad. Sin embargo, a velocidades menores los factores principales son la resistencia de rodadura y las pérdidas por fricción interna. Y las paradas, naturalmente. Para detenerse, un vehículo necesita aplicar los frenos, que disipan en forma de calor la energía cinética de los neumáticos. Mientras está parado, su consumo en litros cada 100 kilómetros se hace infinito (cosas que suceden cuando una unidad de medida se vuelve absurda). Para volver a ponerse en marcha, la fuerza que es necesario aplicar a la tracción es mayor que la necesaria para vencer el rozamiento del suelo en régimen permanente debido a la diferencia entre los coeficientes de fricción estática y cinética. Está claro que si un coche se detiene lo menos posible se está eliminando un factor en su consumo energético. ¿Cómo de importante?

Bueno, es viernes, la hora de comer se acerca, y soy ingeniero. Me doy cuenta de que calcularlo de verdad puede ser un auténtico dolor de cabeza, en el mejor de los casos. En el peor podría ser un estudio encargado por alguna administración pública, a un coste que, a tenor de las encuestas del CIS, preferimos ver gastado en verbenas, trajes o sobornos. Por otro lado, tiene que haber alguna forma inteligente de estimar el resultado. Pero ya os he dicho que soy ingeniero: la inteligencia tendréis que buscarla en otra parte.

Una forma tonta de estimar el ahorro en combustible (y por tanto en emisiones) que se derivaría de reducir el número de paradas manipulando a la baja las frecuencias de los semáforos podría ser preguntar a los fabricantes de coches con “tecnología micro-híbrida”. Permitidme que me deshueve un rato, pero es que cada vez que oigo esa expresión en los anuncios me da la risa floja. Esto… Ya. Os pido disculpas: los mismos que hasta hace nada se desgañitaban allá donde quisieran oírlos (la prensa especializada era un clamor) acerca de las maldades de los vehículos híbridos ahora intentan subirse como sea al carro. En fin. Los sistemas stop-start permiten a los coches que los montan apagar su motor mientras se encuentran temporalmente detenidos, evitando así las emisiones del ralentí —aunque no las del arranque o la disipación de energía en la deceleración a menos que se instalen otros sistemas auxiliares. ¿Cuánto ahorra un coche con stop-start frente al mismo modelo sin el accesorio?

Sorprendentemente (o no) cada fabricante dará una cifra diferente. Algunos (Valeo) afirman que un 25%, pero me temo que hace falta creer en muchas más cosas para dar por buena una cifra así. Bosch da un 4% en ciclo combinado, es decir, lo que suele reflejar las condiciones habituales de conducción en Europa. Suficiente para mí: parece lo bastante humilde —en comparación con lo que se ve por ahí— como para aproximarse a la verdad.

Un 4% de ahorro. Se trata de una cifra perfectamente inventada (como casi todas las que damos los ingenieros). También se trata de una estimación razonable. Sin embargo, hemos sustituido una pregunta por otra que no es del todo equivalente: ¡sólo lo sería si todos los semáforos siempre estuvieran en verde! No queremos convertir el centro de Madrid en el centro de El Cairo (espera, que igual he dicho algo inapropiado), así que hagamos una suposición más: aumentamos al doble los periodos de los semáforos y —presuntamente— reducimos a la mitad el número de paradas. Calculando con los dedos me da un 2%. Tengamos en cuenta también el factor adicional de que, al encontrar menos semáforos en rojo, los conductores podrían mantener velocidades más constantes. Esta recién encontrada frugalidad con el acelerador y sobre todo con el freno reduciría el consumo algunos puntos adicionales. Pongámonos optimistas y digamos que volvemos al 4% original.

Algo me dice que los conductores de Madrid preferirán morir asfixiados antes que esperar el doble ante los semáforos. O volver a votar a los mismos que llevan votando desde hace —buen fin de semana a todos.

Prius 2009 (no 2010)

Hoy he podido asistir a la presentación, organizada por Toyota España del nuevo , del que ya he escrito algo aquí y aquí. Como lo primero es antes, allá van unas fotos:

Podéis ver unas cuantas fotos más en el álbum de Flickr Prius 2009, y todos los detalles, técnicos, comerciales y de ambiente general de lo que ocurrió en la presentación en estos artículos de otro asistente que aprovechó el tiempo mejor que yo (a mi favor, decir que tengo dos hijos y no siempre estaban en el servicio de ludoteca de los organizadores): Presentación Prius 2009 (1/2) y Presentación Prius 2009 (2/2). Quiero, eso sí, reseñar algunos detalles minúsculos, como…

  • La nueva versión lleva un reloj en formato 24 horas. ¡Albricias! Me fastidia mucho el reloj de mi coche, que ni siquiera lleva indicación AM/PM. Sí, sé distinguir el día de la noche, normalmente; llamadlo manía.
  • El airbag del copiloto puede ser desactivado por el usuario, al contrario que en la versión actual del coche. Ya me da igual: mis niños han salido de “esa edad” y el cupo está cubierto, pero igual le interesa a alguien.
  • Las luces parecen mucho mejores. Ya me gustaría a mí ir por esas carreteras nocturnas quemando retinas, pero lo cierto es que la potencia lumínica de mi Prius 2004 me ha hecho considerar la posibilidad de llevar un par de candiles de refuerzo colgados de los retrovisores. Una pena que los faros LED sólo vayan a poder conseguirse como opción, y además del paquete más caro.
  • El botón touch-tracer es un buen invento: si me invitan a conducir el coche este verano, intentaré que no se me olvide probarlo.
  • Todos los elevalunas pueden subir o bajar sus ventanas con un toque. La infinita racanería que supone montar el pulsador especial de tres posiciones en la puerta del conductor, y sólo para su ventana, ha sido por fin reconocida.
  • Los retrovisores llevan los intermitentes laterales integrados. Así, el disgusto cuando un energúmeno los reviente de una patada aumentará.
  • Sensor de luces, de lluvia, retrovisor … ¡Yum!
  • El funciona muy bien. Falta ver cómo va con luz solar intensa, pero ya me gustaría tener algo así para mis gafas.
  • Si atropellas a alguien le harás menos daño con este Prius. Es bueno ver cómo los fabricantes van concienciándose de que la seguridad no sólo atañe a los ocupantes de un vehículo.

Por último, quisiera destacar un detalle que me molesta ligeramente, aunque no tiene que ver con la ingeniería. Toyota sigue afirmando, y ya no sólo por boca de los comerciales de su red de concesionarios, que el Prius se vende con pérdidas. Además de que considero el recurso a la pena como una estrategia de ventas poco eficaz, creo sinceramente que en este caso es falso con una probabilidad muy cercana a la unidad. Distinto es de que el margen de estos bólidos sea menor —incluso mucho menor— que el de godzillas de la carretera como el Land Cruiser. Ya, son un insulto al aire puro, pero se ganan tantos euros por kilo de coche que es difícil desengancharse.

Cuando reciba (que recibiré, como se ha avisado en esta jornada) una oferta de recompra de mi querido Prius 2004, espero que quien me atienda se abstenga de emplear este argumento. Y de todos modos, mi decisión está ya tomada: el coche vale la pena. Si vas a cambiar en unos meses de vehículo, sólo que la mitad de lo que se afirma del Prius 2009 sea cierto en el uso diario le hace merecedor de mi recomendación. Recomendación que yo mismo no seguiré: tengo un coche que amortizar, y, dado que ya está fabricado, no hay otra opción más responsable con el medio ambiente.

P.S.: avísenme cuando las baterías permitan recorrer por lo menos 20 kilómetros sin consumir una gota de gasolina, o cuando mi coche alcance los 200000 km, lo que antes suceda. Gracias.

Nuevo Prius (más) a la vista

Con mi a punto de pasar la revisión de los 60000 km, está claro que no es el momento para cambiar de coche (digan lo que digan los economistas). Para quien esté cerca de ese momento y quiera contribuir al crecimiento económico del planeta con su pequeña dosis de consumo desaforado, la Feria del Automóvil de Ginebra ha traído un regalito:

La combinación de motores eléctrico y de gasolina del nuevo Prius ofrece una potencia máxima de 136 CV (un 23% más) para un consumo en régimen mixto de 3,9 l/100 km (un 10% menos) y unas emisiones de CO2 de 89 g/km (un 17% inferiores). El motor de gasolina aumenta su cilindrada de 1500 a 1800 cm3. La aceleración de 0 a 100 km/h mejora en un 5% (10,4 s), y se reduce una centésima el Cd (0,25). El coche es un poco más ancho, 2 cm, y 1,5 cm más largo, pero el maletero tiene una capacidad de carga máxima de 440 litros (+8%), seguramente debido a una reducción de tamaño de la batería. Ésta sigue siendo de , pese a los rumores que hablaban de un cambio a la tecnología de .

También son interesantes las nuevas características tecnológicas disponibles:

  • Modos de conducción. La versión actual permite operar en un modo completamente eléctrico (EV) si la velocidad es inferior a 50 km/h y el nivel de carga de la batería lo permite. El nuevo Prius aprovecha el mayor cubicaje del motor de gasolina para añadir un modo Power que altera el comportamiento de los inyectores ante fuertes demandas de aceleración. Altera también el consumo, claro.
  • PCS: proporciona asistencia a la frenada de emergencia y tensión previa en los cinturones de seguridad.
  • ACC: permite mantener la distancia de seguridad con otro vehículo mientras se circula con control de crucero.
  • Lámparas LED delanteras (luces de cruce) y traseras (luces de frenado y posición), que reducen el consumo eléctrico hasta en un 30% (y espero que mejoren el rendimiento respecto de las delanteras actuales).
  • HUD (como en los aviones de caza). Muestra en la parte inferior del parabrisas, proyectada, la velocidad actual, el uso de la motorización y, si el coche lleva la opción de navegador, información acerca del próximo giro y la distancia a la que se encuentra. Si molesta, se puede quitar.
  • Ventilación del habitáculo por energía solar. El (nuevo) techo solar integra unas células fotovoltáicas que permiten mantener en funcionamiento un sistema de ventilación para reducir la temperatura interior del vehículo aun con el motor parado.
  • Botón touch-tracer: un control multifuncional que habrá que aprender a usar.

Pero este terror tecnológico (que diría el amigo Darth Vader) es insignificante ante el poder de la Fuerza, que aquí se manifiesta en dos mantras fundamentales para recordar cuando se trata de coches ecológicos:

  1. El coche más ecológico es el que no se fabrica.
  2. El segundo coche más ecológico es el que se amortiza bien.

Seguiré prestando atención para ver qué trae la cuarta generación, mientras disfruto (lo menos posible) de mi coche actual. El catálogo con estos detalles y algunas fotos monas del nuevo coche lo podréis encontrar aquí: European Prius 2010 final specs.

Bárbaros conductores

La conducción de vehículos por carretera es con diferencia la actividad más peligrosa de cuantas se realizan de forma cotidiana. Tan sólo en Europa más de 70 personas mueren al día1 conduciendo algún vehículo motorizado. Es la causa dominante de muerte en la banda de edad entre 20 y 29 años2. No cabe ninguna duda de que el común de los mortales no está preparado para la tarea de conducir un automóvil, ni siquiera a velocidades legales: a 120 kilómetros por hora, una pérdida de atención de 10 segundos —¿cuántas como esa sufrimos todos a lo largo del día?— supone avanzar a ciegas la tercera parte de un kilómetro. Un impacto contra un obstáculo parado en la vía, por ejemplo, otro automóvil como el nuestro, puede llegar a someter a nuestro cuerpo a aceleraciones instantáneas cercanas a los 30 g, suficiente para convertir nuestros órganos internos en pulpa.

Algún día, quiero pensar que no muy lejano, esta tarea estará completamente encomendada a las máquinas, y nuestra sociedad manual y motorizada generará tanto asombro como hoy lo hacen las peleas de gladiadores entre los estudiantes de historia.


1: European Road Safety Observatory, Annual Statistical Report 2007.

2: Eurostat: Data/Health/Public Health/Causes of Death/Causes of Death (absolute number) (datos de 2006).

Nuevo Prius a la vista

Nota: si has entrado aquí desde un buscador, probablemente te interese la información más actualizada de este artículo.

Parece que la nueva versión del , cuya última revisión importante ocurrió en 2004, llegará al mercado durante el próximo año. Ya sabéis, el Año Internacional del Consumismo (con su mismo traje, con su mismo piso, con su mismo coche —gracias, Antonio, por el chiste). El contexto de crisis no ayudará precisamente a su éxito, pero analicemos el asunto en más detalle, lo que me permitirá hacer una sugerencia interesante a Toyota.

El nuevo Prius es un poco más largo y más ancho que el modelo anterior. Como feliz propietario, esto será muy de agradecer para los que escogimos ir un poco más apretados en vacaciones a cambio de conducir un coche que no bebiera cantidades inopinadas de zumo de dinosaurio y ensuciara la atmósfera lo mínimo posible. Pero, además, el modelo de 2009 incorpora mejoras en las baterías y, por encima de todo, un nuevo motor de gasolina de 1,8 litros.

¿Un motor con más cubicaje? TheGreenCarWebsite recoge unas declaraciones de Miguel Fonseca, presidente y consejero delegado de Toyota en Reino Unido, en las que afirma que

Será más limpio, con emisiones de CO2 por debajo de los 100 g/km. […] Pudimos reducir aún más las cifras [de emisiones], pero optamos por unas mejores prestaciones.

Buena idea. El nuevo Prius alcanzará los 200 km/h, velocidad a la que será tan ecológico como una fábrica de ladrillos. En el modelo actual es muy fácil “conseguir” consumos similares a los de un coche convencional: basta con acelerar y frenar lo más bruscamente posible y mantener puntas de velocidad un 20% superiores a la permitida en cada tramo. Es decir, que un Prius consume casi lo mismo que cualquier coche de gasolina de 117 CV… si se conduce como lo hace casi todo el mundo.

Los beneficios del Prius sólo son aparentes en un estilo de conducción más civilizado. La motorización actual es más que adecuada para resolver cualquier situación en carretera sin parecer la Abuelita Paz al mando de un Seat 600. Por eso opino que debería desdoblarse el Prius 2009 en dos modelos diferentes: el actualmente previsto y otro (llamémoslo Green), con unos ajustes distintos en el motor que, limitando algo su velocidad punta y su aceleración, le permitan obtener esas cifras aún más bajas de emisiones (¿y consumo?) de las que alardea el señor Fonseca. Si no por otra cosa, háganlo por la crisis.

Motores clásicos

¿Te gustan los coches históricos? Si te pilla cerca pásate, alrededor de mediodía del tercer domingo de cualquier mes por El Vaíllo, en Villaviciosa de Odón (40º21’43” N 3º54’29” W). Se celebra allí un encuentro mensual que reúne coches (y algunas motos) de múltiples procedencias y edades. El pasado día 20, a pesar de la calorina, pudieron verse algunos ejemplares interesantes.

Uno de mis preferidos, el Citroën DS, más conocido como Tiburón en España. En DS Citroën: Pasión por el mito podréis encontrar más información y fotos sobre esta maravilla rodante.

Estilísticamente, este modelo es opuesto al anterior. Totalmente americano, pero no deja de ser espectacular, en especial por las reminiscencias cinematográficas que despierta.

Un americano españolizado. Este coche despierta en mí un potente recuerdo, el de aquella secuencia de Operación Ogro. Sí, esa que estáis pensando.

Había muchos otros ejemplos interesantes, que podéis ver en mi cuenta de Flickr. Y como despedida, una pequeña muestra de que las opiniones son como los culos: todos tenemos uno, y la mayoría dan pena.