Huele a #Naukas15

Ya está aquí ese momento del año en el que el centro del universo —sin duda un lugar maravilloso excavado en la roca, un bochito llamado Bilbao— aloja y radia, urbi et orbe, el evento de divulgación científica en lengua española más epatante y pasmoso: Naukas Bilbao. En su ¡quinta! edición, el programa de charlas (disponible aquí) parece más interesante que nunca.

Para los que podáis acudir, el Bizkaia Aretoa (entrada gratis, aforo limitado) alojará el viernes 11 y el sábado 12, de 10 a 14 horas y de 17 a 20:30 una auténtica cascada de ciencia y divulgación contada con pasión y humor en bocaditos de diez minutos. Para los más pequeños —desde seis años de edad, más o menos— las sesiones paralelas de Naukas Kids alimentarán curiosidades y quién sabe si alguna vocación temprana. ¡Saldrá #EstrellaCervantes! Si no podéis acudir, apuntaos al streaming en riguroso directo de EITB. Y no dejéis de mover en Twitter el hashtag #Naukas15.

Será mi segundo año en el escenario. Mi charla será el viernes por la tarde de 17:10 a 17:20 y resolveré en él, de forma definitiva, uno de los mayores enigmas de nuestros tiempos. ¿Os la vais a perder? Por si tenéis problemas reconociéndome, el de ahí abajo soy yo luchando a brazo partido contra el tiempo, la informática y el miedo escénico.

http://www.eitb.eus/es/get/multimedia/embed/id/2595164/tipo/video/

¡Esperad lo inesperado! ¡Nos vemos en Naukas Bilbao!

naukas_2015

Una noche en los premios Bitácoras

Servidor no cree en las hadas, en los mercados perfectos ni en los premios de internet. Lo he pensado mucho y muy fuerte: no creo en las hadas porque son una hipótesis innecesaria —e innecesariamente compleja— para explicar el mundo. No creo en los mercados perfectos porque son como las vacas esféricas: un modelo que de tan simple da risa (sí, risa; el miedo lo da la caterva de creyentes).

¿Y los premios de internet? Si tienes un blog, querido lector, te diré que nadie se los merece más que tú; permíteme solo que aplauda desde la oscuridad del patio de butacas.

Premio Bitácoras 2012 en la categoría de Ciencia para Eureka
¡Como brilla! Este es el premio Bitácoras 2012 en la categoría de Ciencia que recogí para mi amigo Daniel Marín, autor de Eureka.

La vida es una serie de eventos aleatorios que a veces se organizan solos en forma de ironía. Cuando mi amigo Daniel Marín, el autor de Eureka, me propuso hacer de avatar suyo en la ceremonia de entrega de los premios Bitácoras 2012 —era finalista en la categoría de Ciencia— me detuve unos segundos para admirar la guasa de la situación. Porque Daniel, querido lector, se merecía ese premio más que tú. Olvida lo que te he dicho. Eureka es la referencia en español en cuestiones astronáuticas. Su ritmo de trabajo, prodigioso. La calidad de sus textos, excelente. Su conocimiento de la industria espacial rusa y china, unido a su dominio del ruso y el mandarín, le permiten ofrecer antes y mejor que nadie toda la información sobre dos grandes potencias que los medios más tradicionales suelen soslayar ¡como si solo estuviera la NASA! Y qué decir de los artículos históricos. Sus aventuras soviéticas son el único modo que tenemos casi todos los espaciotrastornados de conocer, como si fuera de primera mano, el lado oscuro de aquella competición apasionante por la ciencia, la gloria y la dominación mundial.

Ahí me teníais: acudiendo a una ceremonia en la que llevo exactamente ocho años sin reparar —existe desde hace ocho años. Convencido, hay testigos de esto, de que recogería un premio. Había agravantes morales (Eureka había sido finalista también el año pasado) y probabilísticos (este año también estaba en la lista de Mejor Blog del Público). Daniel, en un arrebato de confianza indebida, me dejó las manos libres para decir lo que quisiera.

Espero haber canalizado correctamente su «espíritu». Lamento que haya gente —Twitter es muy grande— que haya asociado mi cara con la suya. No, no soy @Eurekablog. Y no es que no quisiera: es que no podría. Gracias, compañero.

Naukas Bilbao 2012

El año pasado ya cometí la locura de embarcarme —embusarme, fui en autobús— a la aventura de acudir a Bilbao para presenciar el evento Amazings 2011. Entonces la excusa fue reunir a todos los miembros posibles de La Yuriesfera, y casi lo conseguimos. Daniel Marín (@Eurekablog), Paco Arnau (@ciudadfutura), Carlos Borobio (@TALsite) y un servidor solo tuvimos que lamentar la ausencia de nuestro hombre en América, Gabriel García (@gabriel_hgs), que desde Uruguay tenía el camino hasta el centro del mundo (Bilbao, claro) un poco más largo que el resto de nosotros.

Este año he repetido el viaje, ya sin excusas. Ni siquiera el cambio de nombre de Amazings a Naukas pudo despistarme. Vicisitudes varias han impedido que disfrutara de la compañía de Paco y Carlos —pero lo negativo termina ahí. Lo que creí el año pasado inmejorable ha sido mejorado. Lo que pensé insuperable, superado. Naukas Bilbao 2012 ha sido un evento de una calidad absoluta. Ciencia. Divulgación. Chistes. Números musicales. Teatro. Sobre todo, entretenimiento.
Continue reading “Naukas Bilbao 2012”

Salvar a la prensa escrita

Kindle DX

No es ningún secreto: la prensa se muere. Los costes suben lentamente mientras las ventas de publicidad y la difusión bajan. A fuer de ser sinceros, nunca fue un gran negocio, aunque la erótica del (cuarto) poder pudiera compensarles a muchos por la dureza de la prisa permanente y la remuneración anémica. Ahora cualquier indocumentado como éste que suscribe puede dirigirse a las masas —difusión autoauditada de esta bitácora: 25 “ejemplares” diarios. ¿Por qué iba a molestarme enfangando vuestros ojos lectores con publicidad? Lo dejo para ese día en que alcance las cien mil visitas. Antes de lo que pensáis.

A cualquier tabla se agarran los necesitados. Acaba de ser presentado el Kindle DX, la —atención al topicazo— última esperanza blanca de la prensa escrita. Me justifico por esa frase absurda: la impresión de última esperanza trasluce de casi todos los artículos que glosan el nuevo aparatito. Lo de blanca vendría a justificarse por el peregrino hecho de que el tal Kindle es, bueno, blanco. El capitán Obvio al rescate. Ya que estamos con obviedades, vamos a contar algunas más.

Casi un centímetro, según Amazon, es el grosor de la mayor parte de las revistas. Casualmente todas las que se encuentran encima de mi mesa en este momento son algo más delgadas, alrededor de la mitad. También puedo enrollarlas, lanzarlas contra el suelo, pisarlas accidentalmente y en general maltratarlas, como yo mismo y el resto de los humanos tenemos por costumbre hacer, por imperfección propia más que por gusto, aunque a veces también. ¿Qué tal encaja eso el Kindle? Ahora bien, se hace misteriosamente más fácil tratar con mimo un libro si cuesta 489 dólares.

¿Qué área efectiva de una página impresa en una revista puede dedicarse a la impresión? Salvo por unos estrechos márgenes, casi la totalidad del papel puede imprimirse. Suponiendo un soporte A4, se trata de una superficie de 1/16 m2, pero las revistas suelen leerse abiertas, por lo que hablamos de 1/8 m2. ¿El Kindle? Su pantalla tiene una diagonal de 24,6 cm, pero al no dar las dimensiones (alto × ancho) hay que hacer un poco de manipulación creativa para estimar la superficie. Me salen 284 cm2, menos de la mitad de un folio A4, y por tanto alrededor de la cuarta parte de una revista abierta. Sin duda, estos datos han de tener un impacto sobre la contratación de publicidad, precisa y desafortunadamente sobre los anuncios más caros (los de mayor superficie: dos páginas contiguas). Los niveles de grises no ayudarán.

Cuando abro un libro, un periódico o una revista no tengo que encenderlos. ¿Cuánto tarda el Kindle en arrancar? Esperemos que menos de dos segundos. El libro tampoco tiene que recargar una batería de cuando en cuando. Tener que parar para recargar un dispositivo o planificar su uso para que el proceso de carga sea lo menos molesto posible son situaciones que, pese a ser harto frecuentes en nuestras primitivas vidas digitales, no son particularmente agradables o cómodas. La recarga de gadgets es una de las grandes cuestiones no resueltas de nuestra civilización.

Como cumbre de esta montañita de defectos, no quiero despedirme hoy sin señalar uno que Amazon revela sólo a medias en la descripción del producto. Ahí va:

Read-to-Me: With the text-to-speech feature, Kindle DX can read newspapers, magazines, blogs, and books out loud to you, unless the book’s rights holder made the feature unavailable

El subrayado es mío. ¿Qué significa? Que el Kindle es una máquina de “gestión de derechos digitales”. Lee en voz alta si el propietario legítimo de la información que graciosamente se nos permite leer no lo prohíbe. Amazon deja a la imaginación del lector las características que pueden estar igualmente “gestionadas”. ¿Copias de documentos en otros soportes? ¿Copias de seguridad, por si se rompe algo? ¿Número de lecturas limitado? ¿“Este documento se autodestruirá en sesenta segundos”? El cielo es el límite, y sólo el tiempo nos dirá si este Kindle es tan insidioso como el amado iPhone en estos aspectos. Aunque no creo que a la prensa escrita, in articulo mortis, llegue a tiempo de importarle.

Jugando con Erdős

¿Qué relación hay entre , el famoso compositor, y , la franquicia de ciencia ficción defectuosa pero divertida que durante tantos años ha estado boqueando en sus lamentables encarnaciones peliculeras? Star Trek comenzó a emitirse en 1966 en los EE.UU., fecha en la que Stravinski ya tenía la nacionalidad americana, pero dudo que pudiera considerarse fan de las aventuras de Kirk, Spock y McCoy. Además, haría trampa: como decir que mi con Obama es de 1 porque lo he visto por la tele.

Veamos. Stravinsky compuso la en 1918, una obra teatral para ser “leída, tocada y danzada” por un pequeña troupe en un teatro portátil. Al final de la , la mayor preocupación del compositor era estrenar una obra que pudiera representarse con un presupuesto lo más bajo posible para afrontar la crisis (¿de qué me suena esto?). Pero, pese a las intenciones de rentabilidad de su compositor, la obra estuvo seis años en el limbo tras su estreno debido a la que truncó los planes de gira.

Pues bien: resulta que los decorados y el vestuario del estreno fueron preparados por un pintor, amigo de Stravinsky, llamado . Si hay algún trekkie redomado en la audiencia ya habrá reconocido el nombre. Efectivamente, , en , es su nieto. Si alguien quiere seguir tirando del hilo para asociar a Stravinsky con el ínclito J.J., encargado de aventar las cenizas de lo que queda del mito Trek a partir del próximo 8 de mayo en los mejores cines (Star Trek… once), que lo haga por su propia cuenta, que yo me bajo aquí.