(Casi) Pasándome a Chrome: el desenlace

Bueno, no ha sido el próximo artículo, pero es que la vida da muchas vueltas y cuando se le pone a uno a tiro un, digámoslo así, entuerto, pues hay que desfacello. Estábamos en que / es un navegador interesante, una buena apuesta de Google para introducirse ¿más? en nuestras vidas y terminar controlando todos los puntos del canal de comunicación. También habíamos dejado dicho que, pese a todo, no iba a saltar del barco de como rata marinera —por lo menos todavía. Pero los seres humanos somos así, no queremos renunciar a nada: cuando nos dicen que comer torreznos pone el colesterol por las nubes, ¿qué hacemos? Lo lógico, lanzar un programa de investigación del tamaño del Proyecto Manhattan para desarrollar unos torreznos light.

Por eso, y por obra y gracia de la característica que nos hizo a todos enamorarnos de Firefox cuando lo conocimos, ahora tengo un Firefox “chromificado”. ¡Extensiones, venid a mí!

Download Statusbar
¿Te cae gorda la ventana de descargas? A mí no tanto, pero aprecio las interfaces minimalistas. Instala esta extensión y configúrale el modo mini.
autoHideStatusbar
Hala, la barra de estado al cajón. No me acostumbro a esto, pero en estas pantallas panorámicas modernas el espacio vertical es realmente escaso.
Omnibar
Realmente, tener dos cajas de diálogo en la cabecera de Firefox es redundante. ¡Combinémoslas! Teclea tus direcciones y tus búsquedas desde el mismo sitio.
Locationbar²
Con esto instalado podremos disfrutar de ese sutil coloreado de URLs que permite ver el nombre de dominio tan cómodamente en Chrome, así como algún ajuste más.
FaviconizeTab
¿Habías probado a “marcar” una pestaña de Chrome? Con este añadido, Firefox también puede abreviar los contenidos de las pestañas a sus iconos. Ideal si hay algunas pestañas fijas en tu Firefox.
New Tab Jumpstart
Cada vez que abras una pestaña, en vez de ver una página vacía podrás tener un resumen de tu actividad más habitual. Guay.
Chromifox Basic
Si no tienes suficiente con hacer que tu Firefox se comporte casi igual que Chrome, puedes hacer que sea casi igual en apariencia. Me gustó el minimalismo de Chrome y el ahorro de espacio vertical de su interfaz, pero al final pudo conmigo que mis escritorios me gustan uniformes y que los temas se apliquen a todas las ventanas por igual. Nota: la versión más avanzada de esta extensión sólo funciona con Firefox 3.6, que todavía no está en su versión definitiva en la fecha de este artículo. Enlazo a la versión que funciona con Firefox 3.5.x.
Stealther
La privacidad es necesaria a veces, sobre todo si compartes tu ordenador y/o tu sesión y, bueno, ya me entiendes. Instálate esto y no hagas más preguntas.

Podéis ver más formas de chromificar vuestro Firefox si accedéis a la página de complementos y buscáis por “recopilatorios”. O, simplemente, pinchad aquí.

Anuncios

(Casi) Pasándome a Chrome

(Feliz año nuevo y todo eso, claro.) Desde que está disponible una beta para , he estado utilizando (en realidad, su versión abierta, ) para dar mis zangarretazos1 por Internet, con la consiguiente infidelidad a mi querido . Y el veredicto es…

¿Ah, pero tengo que dar un veredicto? ¿Tengo que tener una opinión por el hecho de tener un blog? (Ah, que sí.) Bueno, la verdad es que no estoy seguro. Lo único que tengo claro es que me alegro (“me llena de orgullo y satisfacción”) de la existencia de Chrome: así nadie se dormirá en sus laureles. Dicho esto, hay características de Chrome que son claramente superiores a las correspondientes de Firefox. En formato partido de tenis:

  1. Parece que Firefox es más lento arrancando que Chrome. Como arranco cualquiera de los dos un máximo de una vez al día —están todo el tiempo corriendo— esta supuesta deficiencia de Firefox no me histeriza en exceso. Nada a quince para Chrome, aunque Firefox se queja amargamente al juez de silla à la McEnroe.
  2. Chrome aparenta ser más rápido que Firefox en mi uso cotidiano. Ahora bien, no soy un power-user de esos que necesitan tener abiertas más de cincuenta pestañas a un tiempo en cuatro ventanas distintas. Sólo soy un vulgar treintañero con la neurona (una) bastante tocada… Pero quince iguales.
  3. La interfaz de Chrome me gusta. Hay un motivo objetivo: se gana espacio vertical de visualización, fun-da-men-tal con las pantallas panorámicas modernas. Por la vertiente subjetiva… Sí, qué pasa, de vez en cuando me gusta cambiar, aunque sólo sea de interfaz de usuario. Y eso que llevo siglos usando . En fin. Quince a treinta para Chrome.
  4. Chrome hace scroll a tirones. Menuda tontería. Aunque con los años he ido apreciando más y más esos pequeños refinamientos de la vida (no, si acabaré comprándome un Mac). He oído que se puede arreglar, pero… Treinta iguales.
  5. La barra de dirección de Chrome hace innecesaria otra para las búsquedas. Treinta a cuarenta para Chrome.
  6. El ecosistema de extensiones para Firefox está más desarrollado (era de esperar, ¿no?) Cuarenta iguales.
  7. Lo que en Firefox es una extensión (muy útil) para ejecutar scripts sobre las páginas cargadas, , en Chrome es una característica interna que se activa con una opción de arranque. ¿Marcará esto una peligrosa tendencia a incorporar funcionalidad dentro del navegador, convirtiéndolo en un monstruo inflado de características por defecto? Ventaja para Firefox.

En este punto el partido se suspendió por la lluvia. Una pena, porque el juego estaba reñido. ¿Qué decisión tomaré entonces para el año nuevo? Ninguna. Si no es necesario cambiar, es necesario no cambiar, que dijo cierto lord inglés. Aunque lo que es contento no me quedo. En el próximo artículo os contaré cómo nadar y guardar la ropa, o lo que es igual, cómo “convertir” Firefox en Chrome. O en algo muy parecido.


1: No me puedo creer que esta palabra no exista. Toda mi infancia usándola, y ahora resulta que no sale ni una vez en toda la Internet2. Pues esta es la mía. Como decía Paquito: “Queda inaugurada…”

2: Ahora sí existe.

Maintenance notice

(Ver en español.)

Dear visitor: thank you for dropping by. If, by happenstance, you’re visiting this blog using any Internet Explorer version, I have another message for you:

does not support data: . That’s the reason you cannot see some images here.

To put it briefly: an URI denotes a way to access data of some kind. The most popular one is http:, which instructs concerned software that whatever follows should be accessed by means of HTTP protocol. There are other schemes, among others file:, https: and rdf:. data: URI tags ensuing text as binary data. It is most frequently used to embed tiny images in a web page, saving a query and an HTTP roundtrip per image. Response times per image are reduced, more pronouncedly so for smaller ones.

data: URIs were first described in standard RFC 2397 (august 1998). The fact that this standard is not supported by Internet Explorer, not even in its latest version, IE7, hasn’t come to my attention till recently.

You should really have a look at other browsers (Firefox, Opera; I am a happy user of both, the former on my PCs under Windows and Linux, the latter on my mobile phone). Don’t do it for this blog —you aren’t losing much, really— or for those geeky data: URIs, which aren’t so popular after all. But you should be safer, and you’ll help foster diversity in browser’s ecosystem. And diversity propels (technology) evolution.

Aviso de mantenimiento

(English text.)

Si visitas esta bitácora, tengo una cosa que decirte: muchas gracias. Si, además, lo haces usando alguna de las versiones de Internet Explorer, tengo que comunicarte otra:

no soporta . Por eso no ves algunas imágenes de este blog.

En breve: un esquema de URI identifica una forma de acceder a datos. El más popular es http:, que indica al agente o usuario que lo que sigue es accesible a través del protocolo HTTP, pero hay otros, como file:, https: y rdf:. Las URIs de tipo data: indican que lo que sigue son datos binarios. Entre los usos más comunes, data: permite codificar pequeñas imágenes estáticas en una página web. Al tener la imagen embebida en el texto de la página, se ahorra una consulta y una petición HTTP por imagen, y cuando ésta es sólo de algunos bytes, la ganancia relativa en tiempo de carga es considerable.

Las URIs de tipo data: fueron especificadas en agosto de 1998 mediante el estándar RFC 2397. No he sido consciente hasta hace poco de que este estándar no está soportado por Internet Explorer, ni siquiera en su última versión, IE7.

No lo hagas por ver este blog correctamente (tampoco es para tanto, la verdad), pero te recomiendo que pruebes otra cosa, como Firefox u Opera (yo uso ambos, uno en el PC bajo Windows y Linux, el otro en el móvil). De paso, estarás más seguro y ayudarás a mantener la diversidad en el ecosistema de los navegadores, fundamental para que la evolución tecnológica no se detenga.