Currículum

Hola, me llamo Iván Rivera. Soy (¿era?) un emprendedor. Busco trabajo.

Mi currículum es el típico de una persona inquieta que lleva muchos años trabajando y por lo menos otros tantos haciendo de picaflor en campos anejos —o menos anejos. Soy ingeniero de Telecomunicaciones por la UPM, el último mohicano del plan 64M2 —es decir, el último que hizo una carrera de seis cursos, aunque no exactamente en seis años (tengo excusas; alguna mola bastante). Dicho sea de paso, hace relativamente poco tiempo que mi colegio profesional me hizo llegar una comunicación informándome de que a mí y a todos los demás mohicanos nos habían reconocido el nivel máster de Bolonia. Fue una pequeña alegría, aunque con pocas consecuencias. Mi Proyecto de Fin de Carrera (ahora ya no se llamaría así, naturalmente) iba sobre diseño de «hipermedia» educativo —el palabro ampuloso designaba algo muy obvio hoy: contenidos de texto, imagen, sonido y vídeo estructurados por «hiperenlaces», lo que vienen siendo enlaces, pero hiperguais. Hubo un tiempo en el que quise dedicarme profesionalmente a esas cosas; luego vino Moodle, lo «comoditizó» todo (lo convirtió en algo obvio y omnipresente, como el aire, el agua y Windows) y se acabó. Como dedicarse ahora al diseño de sistemas operativos.

Mi historia con el mundo ferroviario viene de lejos y tiene un origen parcialmente familiar: mi padre ha sido —está bastante jubilado— una figura dentro del pequeño pero muy enlazado sector de la tracción eléctrica para el ferrocarril. De hecho, llegué a cursar un máster completo de la Universidad Pontificia de Comillas en Sistemas Ferroviarios, que pagó la empresa para la que trabajaba en aquellos tiempos: Indra. Desafortunadamente (o afortunadamente, según se mire) justo antes de terminarlo me llegó una oferta para entrar a formar parte de la escala de dirección en Renfe Operadora. Nunca hice el Trabajo de Fin de Máster porque me sentía mal aprovechándome de algo que había pagado otra empresa por mí; además, pensé que nunca lo necesitaría. Cuánta inocencia.

En Renfe Operadora, la Renfe, perdí la fe que pudiera haber tenido en un futuro seguro y sosegado trabajando con trenes. La parte positiva de esta historia es que diversifiqué mis esfuerzos y entré en el mundillo de la divulgación científica. Profesionalmente, en cuanto me fue posible me establecí por mi cuenta; pensaba que podría dedicarme con éxito a implantar soluciones tecnológicas en empresas del sector ferroviario que no eran particularmente proclives, por su tamaño, a disponer de equipos propios de tecnologías de la información. La idea no era mala, pero los años me enseñaron que si no tienes socios nadie busca trabajo mientras el trabajo se hace, y viceversa.

En la actualidad apoyo a mi padre en su semijubilación —abrió una consultora para dar continuidad a una serie de proyectos que le involucraban personalmente más que a su antiguo empleador— mientras cavilo maneras de avanzar en mi carrera. Un posible camino: volver sobre mis pasos y buscar aventuras en el mundo de la ingeniería del software. He trabajado de forma más o menos directa con todos los elementos que constituyen la base de las tecnologías de la información, en su vertiente de código abierto. Hubo un tiempo en el que fui el experto en interfaces gráficas multiplataforma con Swing de mi departamento, y algunos evangelistas de Sun Microsystems (ahora Oracle) conocían mi nombre. Me preocupaba la legibilidad del código y enseñaba a la gente a usar herramientas de limpieza (code linters). Diseñé un híbrido de SCADA y SIG para integración y monitorización de tráfico ferroviario de alta velocidad. Mi antigua empresa vende todavía el sistema Da Vinci que lo integra —pero qué poco originales fueron con el nombre, pardiez.

Ahora todo el mundo usa Git y lo da por descontado; yo vi las caras de incredulidad al montar el primer servidor de CVS para llevar un control de versiones en mi departamento, la alarma la primera vez que hicimos un branch y el crujir de dientes del primer merge. Todo el mundo sabe lo que es un issue tracker; yo montaba Bugzillas en el 2003. Todo el mundo hace unit testing y yo empecé a usar JUnit antes. Desde que me independicé como consultor trabajo con la pila LAMP (Linux/Apache/MySQL/PHP, aunque también hice algunos pinitos con Perl), aunque cada vez me dedico más a especificar y lanzar máquinas virtuales que a cambiar su comportamiento. He estado proporcionando servicios de software por suscripción (SaaS) con Google Apps for Work —que también tiene una pila interesante de APIs, que suelo usar en su versión en Javascript. He montado webs con sistemas de gestión de contenido multilingüe (WordPress+WPML). He tenido contactos con XML, XSL, RDF y algunos TLAs (Three Letter Acronyms) más del mundo de la web semántica. Y soy escéptico con las sopas de buzzwords —aunque tan culpable como cualquiera de utilizarlas.

No me gustaría que mis 42 años inspiraran en algunas personas que no entendían la tecnología de la década pasada ni entienden la de ésta la absurda idea de que mi historia me incapacita para aprender.

Lo que me lleva a un rincón un poco más personal de este pequeño cuento. Vivo en las inmediaciones de Madrid; no es algo que me ate particularmente, de no ser por mis dos hijos en edad escolar, confiados a la custodia exclusiva de mi exmujer. Si me mudo (cosa que, confieso, en otras circunstancias haría encantado) dejaré de verlos. En el tiempo que llevo explorando posibilidades de trabajo lo único que ha surgido me llevaría a América Latina o a Arabia Saudí; digamos que por el momento prefiero seguir explorando otros caminos hasta que me convenza de que por edad, por experiencia o la combinación de ambas cosas eso será lo único que conseguiré.

Igual debería haber empezado por aquí.

Sin embargo, no quiero limitarme a considerar alternativas en el mundo digital. Durante mi estancia en Renfe, y más adelante en mi desempeño como consultor demostré mi capacidad para coordinar equipos de trabajo. Mi estilo podría definirse como positivo, integrador y de baja fricción: bastante autocracia hay ya implícita en la empresa moderna como para empeorarla con modos acerbos y dictatoriales. También he podido poner a trabajar mis otras capacidades: dirigí la campaña para transformar un diseño de ingeniería de una subestación modular de tracción en un producto. Produje eventos en ferias comerciales, materiales promocionales e incluso una pieza audiovisual. Soy, por encima de todo, una persona con recursos y capacidad de autogestión.

El final del currículum, en plan batiburrillo: my English, both written and spoken, is pretty good for a La Mancha-born chap (no certifications to show for this, but I reckon my level ought to be near C1). C’est le même pour le français (niveau B2 a peu près, si bien la diabolique orthographe française m’oblige de temps en temps de me prendre la tête entre les mains). I love languages, j’aime les langues, me gustan los idiomas, ich spreche ein bißchen Deutsch y sé cosas curiosas como leer y escribir árabe (viví dos años en Marruecos de adolescente). Entiendo un poco, por afición más que otra cosa, de asuntos tan azarosos como la astronáutica, la astronomía, la tecnología nuclear o la gestión de riesgos tecnológicos (a decir verdad, de esto estudié bastante en mi máster-que-no-fue). Podría hacer algún episodio de «Diversión con banderas» sustituyendo a Sheldon Cooper (si no habéis visto The Big Bang Theory os lo perdono; yo casi siempre que veo una serie es por accidente). Soy fan de la ortotipografía. Distingo Arial de Helvética al primer vistazo casi siempre. Conozco la historia numismática de España al dedillo desde mediados del siglo XIX hasta ahora. Y llevo ocho años aprendiendo a tocar la flauta travesera. En este blog y en algunos otros lugares hay pruebas de todo lo que digo.

Y hasta aquí la dosis de hoy de narcisismo curricular. ¿Encontraré alguien para quien mi combinación particular de capacidades y conocimientos sea útil? ¿Volveré algún día a engrosar las filas de los obreros que no quieren saber que lo son? ¿O tendré que reducirme a encontrar inversores para un par de ideas que tengo mientras peleo cada día para mantenerme por encima del límite? Quien hace un emprendimiento, hace ciento. Pero si la cosa está muy mala para el trabajo, imaginaos para que un banco os dé dinero… Máxime si tu primera empresa ya fracasó.

Empezaré por desearme suerte a mí mismo.

#YoEstrellaCervantes o cómo llegar a las estrellas con tijeras

¿Cómo llegar a las estrellas con tijeras, goma EVA de colores, cola, varios pares de manos —pequeñas y grandes— y algo de imaginación?

IMG_20150816_124014~2
Yo mismo, @veneciana1981 y mis dos peques haciendo de Estrella Cervantes.

Durante mis ¡ay! pasadas vacaciones en mi tierra manchega ideamos un plan entre mis enanos, mi chica y yo para aportar un pequeño granito de arena (más) a la campaña de #YoEstrellaCervantes. ¡Disfrazarnos de planeta-personaje cervantino! Después de abocetar un poco la idea concretamos una lista de ingredientes sencillos:

  • Planchas de goma EVA de colores variados.
  • Algo de papel de seda para efectos especiales.
  • Un par de ojos adhesivos (tampoco es que fueran necesarios, pero quedaron molones).
  • Cola.
  • Tijeras.
  • Un boli negro.
  • Varios pares de manos, pequeñas y grandes.
  • Como fondo decorativo, unas chapas con las siluetas de Don Quijote y Sancho —que ya estaban ahí porque seguramente hay alguna ley manchega que obliga a tener esas siluetas en algún lugar bien visible de cada casa.
  • Para marcarse un hashtag chulo en la foto, unas cuantas teselas de gresite que andaban por ahí dando vueltas.
  • Y lo más importante, imaginación.

Os presento a los protagonistas con más detalle:

µ Arae, la Estrella Cervantes
µ Arae, la Estrella Cervantes.
µ Arae b como Don Quijote.
µ Arae b como Don Quijote.
µ Arae c como Dulcinea. Los ojos salieron un poco así, quizá como los de la original.
µ Arae c como Dulcinea. Los ojos salieron un poco así, quizá como los de la original.
µ Arae d como Rocinante.
µ Arae d como Rocinante.
Y por último, µ Arae e como Sancho.
Y por último, µ Arae e como Sancho.

Pero recordad: para que la Estrella Cervantes y sus cervantinos planetas sean una realidad ¡no dejéis de votar en la página http://nameexoworlds.iau.org/! Y visitad la sede de la campaña en internet: Estrella Cervantes.

’39

Queen. No conozco todas sus canciones, pero ¡es Queen! Hace relativamente poco tiempo me encontré esta extraña joya de estilo supuestamente country, compuesta por Brian May. Doctor Brian May, el más astrofísico de todos los músicos y el más músico de todos los astrofísicos —parafraseando al mote que acompaña a Aleksandr Borodín en todas las historias de la música que existen: era químico.

Es difícil excusar a todo el que piense que ’39 —la canción, así se llama— es un cuento sobre marineros que se embarcan al principio de la Segunda Guerra Mundial.

In the year of thirty-nine En el año 39
Assembled here the volunteers aquí reunidos los voluntarios
In the days when lands were few en los días en que las tierras escaseaban
Here the ship sailed out into the blue and sunny morn La nave partió hacia la azul y soleada alborada

Los marineros pasaron muchos días solitarios a bordo de su nave, atravesando los ¿lechosos mares? (Milky seas en el original.) Los mares no suelen parecer de leche.

In the year of thirty-nine En el año 39
Came a ship in from the blue Llegó una nave del gran azul
The volunteers came home that day Los voluntarios volvieron a casa aquel día
And they bring good news Y traen buenas noticias
Of a world so newly born De un mundo tan nuevo
Though their hearts so heavily weigh Aunque sus corazones estén llenos de pesar
For the earth is old and grey Por la Tierra, vieja y gris

Los voluntarios están de vuelta el mismo año y ¡la Tierra es vieja! De acuerdo, la canción suena a country, pero es en realidad un pequeño relato de ciencia ficción. El gran azul, los mares lechosos, son metáforas del cosmos. Los voluntarios, cosmonautas, marcharon en 2039 (¿2139?) Encontraron un planeta habitable, un mundo tan nuevo y emprendieron el viaje de vuelta. Para ellos sólo había pasado un año (though I’m older but a year), pero llegaron de vuelta a la Tierra en otro 39 ¿2139, 2239?

Brian May tocando su Red Special (foto: Jainr)
Brian May tocando su Red Special (foto: Jainr)

Sí, es Brian May, doctor en astrofísica. Pero reconozco que no me esperaba una canción de Queen sobre la dilatación temporal descrita por la Relatividad Especial.

Y menos el día en que cumplo 39 años.

Recortes de ciencia ficción infantil

¡Aquí se aprovecha todo, oiga! Hace unos días, mi admirado Sergio Palacios pidió a sus compañeros de Naukas que relatáramos nuestros primeros encontronazos con la ciencia ficción y cómo (o «si») ésta había ayudado a formar nuestra actual, evidente y enfermiza inclinación por lo científico. Muchos contestamos, y Sergio compuso esta estupenda pieza en Naukas: «¿Ciencia ficción? Sí, gracias». Para evitar atascar los intertubos con un tocho del tamaño de la Biblia (@EDocet, escoge una) recortó juiciosamente las contribuciones recibidas.

Ahora, con mi característica falta de juicio, recupero para este blog mi texto. En realidad los tres ejemplos que presento de contactos infantiles con la ciencia ficción no fueron los únicos, ni seguramente los más determinantes. Sin embargo tienen de especial que constituyen pequeños fondos de saco de la historia del género, rincones poco visitados. Me gustan los rincones. Con todos vosotros, tres fragmentos de mi infancia cienciaficcionera, extended edition.

Como yo solo soy ingeniero, no puedo referirme a inspiraciones insignes e ionosféricas —me conformo con un trotecillo troposférico… más bien a ras de suelo, por la ciencia ficción de mi infancia. Tengo la ventaja de disfrutar de una magnífica memoria de mis primeros años. Pero suelo olvidar las cosas que recuerdo; así que aquí van unos momentos al azar que me definieron como lo que quiera que sea hoy. Con imagen, porque son recuerdos (tele)visuales.

«Holmes y Yoyo» (Holmes & Yo-yo, 1976)

Holmes&Yoyo. Qué memoria la mía.
Holmes&Yoyo. Qué memoria la mía.

Nadie en absoluto se acuerda de esto: yo me pasé años «jugando a Yoyo». Es decir, disfrazándome con una americana vieja de mi abuelo y unos controles de robot en la tripa hechos con una cajita de cartón llena de botones de plastilina. No me había vuelto majara: «Holmes y Yoyo» era una sitcom policiaca con androide que, si no recuerdo mal, emitieron durante el verano de 1978. Cuatro añitos y ya estaba cayendo en las garras del género.

«Operación Ganímedes» (Operation Ganymed, 1977)

Operación Ganímedes: ciencia ficción+survival. ¿Cómo me dejaron ver esto?
Operación Ganímedes: ciencia ficción+survival. ¿Cómo me dejaron ver esto?

He aquí un telefilm alemán en el que no salen perros y que narra la historia de los cinco (y bajando…) supervivientes de una misión tripulada a Ganímedes en 1991 —el futuro ya no es lo que era. ¿Que cómo me acuerdo de esto? Bueno, para ser preciso ni siquiera sé en qué año lo pusieron en la tele, aunque debió ser en algún momento del año 1980 u 81. El espacio todavía iba a ser un lugar para héroes. Pero ¿no estamos mejor ahora? Al menos el dinero de nuestros impuestos se gasta en los auténticos problemas «de aquí abajo»: rescatar bancos. Alemanes también, pero eso es coincidencia.

«Érase una vez… el espacio» (Il était une fois… l’espace, 1982)

Érase una vez… El Espacio: la Unión Europea funciona, pero no es en la Tierra.
Érase una vez… El Espacio: la Unión Europea funciona, pero no es en la Tierra.

Érase una vez… El Espacio era una serie rara de narices (ya salió en este blog: «Érase una vez… una serie olvidada»). En retrospectiva ni siquiera sé si estaría cómodo con que mis hijos la vieran. Sin embargo, los guiones no buscaban la comodidad del pensamiento correcto: presentaban elecciones morales con las que se podía estar, incluso con ocho años de edad, en franco desacuerdo. A esta serie puedo achacarle también mi temprano europeísmo, ya desdibujado por la experiencia, así como la fascinación que me ha acompañado desde siempre con la inteligencia artificial y su interacción ¿catastrófica? con la natural.

Más adelante, claro está, terminé viendo 2001. Desde que cumplí los 27 lloro en silencio todas las noches de luna llena en recuerdo del futuro que nunca fue.

Querido Sergio

Querido Sergio:

No soy una persona de tu círculo más cercano. No he compartido contigo farras ni nos hemos visto más de un par de veces en nuestra vida. No me dedico a lo mismo que tú: no soy profesor y jamás me he visto ante la tesitura de tener que enseñar nada relevante a nadie —los cursillos de XML que impartí hace más de una década a unos programadores desprevenidos no cuentan. ¡He dicho «relevante»!

Pero te entiendo. No sabes cuánto te entiendo. Hablas de decepción, cansancio, desilusión, hastío y desesperanza. Los imagino como los dedos de una mano. Hace ahora cinco años, cogido de ella, llegué a un lugar que no tenía salida. Un lugar absurdo y frío, donde nada servía ni tenía valor. Un lugar amargo más allá de la amargura, tanto más desabrido cuanto la vida que vivía —que vivimos— es un paraíso en la Tierra comparada con la desventura de otras.

Supe dar la vuelta —con ayuda. Volví a disfrutar de la familia, del trabajo, de respirar. Incluso retomé este blog. Ahora divulgo las cuatro cosas que sé y opino sobre las otras cuatro que me inspiran algún sentimiento. Busco lo que buscamos todos: dejar una huella. Hacer un dibujo con una concha en la arena de la playa. Pero el destino me importa poco —me importa una mierda, hablemos con propiedad— si me divierto mientras tanto.

Te habrán dicho miles de veces «vamos», «arriba», «la vida solo se vive una vez», «tantas cosas merecen la pena». Solo tú puedes darte cuenta, desde el hombrecillo que está sentado en tu hipotálamo (ya sé que no hay tal; la retórica es uno de mis juegos de mesa favoritos). Sé que lo estás haciendo. Pero tendrás que elegir, tú mismo, qué camino merece la pena seguir y cuál abandonar.

Punta de Estaca de Bares. Todo lo al norte que se puede caminar en nuestra pobre península.
Punta de Estaca de Bares. Todo lo al norte que se puede caminar en nuestra pobre península.

Nuestras historias son mapas y están llenas de fondos de saco, de carreteras que se pierden bajo pantanos, de rutas cortadas, de caminos que terminan en rompientes. Ahí estás. Contempla el paisaje. Valora tus opciones. Y da la vuelta, amigo. Nos encontraremos en otro bar.


Dedicado a Sergio Palacios, con motivo del cierre de su blog —y mi blog de cabecera— Física en la Ciencia Ficción (paso del «plus» y de las garras de los leones, gracias). Aprovecho también estas líneas para mandarlo a la mierda mucho por a) no terminar su serie de las 50 soluciones a la paradoja de Fermi y b) ¡por eliminar todos los artículos de esa serie del blog! Espero (por tu bien, Sergio, por tu bien) que eso sea indicativo de que preparas otro libro. Por si las moscas: ¿alguien se anima a ir a Asturias de excursión? Yo pongo los puños americanos.

Los #leyendo de @brucknerite

Ya llevo un tiempo acumulando los enlaces que voy leyendo y a los que considero interesante dar algo de difusión en una cuenta de Delicious. Hasta ahora iba publicando esos enlaces a través de mi Twitter usando el servicio de dlvr.it, que me permitía sacarlos poco a poco de acuerdo con unas reglas un poco complejas, pero pensadas para no abrumar a nadie con mis píos:

  • Como máximo un enlace cada 15 minutos.
  • Si hay más de un enlace en cola, saca primero el más antiguo.
  • Como máximo 100 enlaces al día (nunca llego a esta cifra, afortunadamente).
  • Solo se publican entre las 8 y las 22 horas.

dlvr.it, además, añade el hashtag #leyendo a estos enlaces, para que sea más fácil localizarlos (¡o filtrarlos!) en el timeline. Como guinda, se conecta con Karmacracy para reducir los enlaces a través de su servicio de «acortador social» y se asegura de que lo generado cabe en un tuit, recortándolo si es preciso —pero salvando el enlace, que es lo importante de todo este circo.

leyendo_twitterA estas alturas mis #leyendo tienen un puñado de seguidores, pero ya sabéis cómo es Twitter: palabras que se lleva el viento. Para evitar eso, he preparado un pequeño experimento…

Mediante un plugin compilador de RSS en el blog (la versión gratuita de RSS Digest, de Sam Charrington, modificada a mi gusto), mi objetivo es reunir los #leyendo en un artículo que se publicará automáticamente solo cuando haya un número suficiente de enlaces a mostrar. De momento estoy ajustando parámetros: la idea es no abrumar el blog con estos «artículos automáticos», y al mismo tiempo aprovechar el material para dar a brucknerite un poco de más de vida.

¿Solo enlaces? ¡No! Delicious permite anotar las capturas con una descripción. Ese pequeño texto, que uso en ocasiones como un comentario sobre lo que estoy leyendo, no sale en los #leyendo de Twitter debido a las limitaciones de espacio. Sin embargo, aquí podréis verlo sin problemas.

¿Qué os parece el invento? La primera recopilación de #leyendos ya está publicada; su aspecto gráfico en portada es ligeramente diferente del resto de los artículos —más simplificado. Y todavía no he terminado con los cambios… No me gusta comprometer a nadie, pero espero vuestros comentarios. Aunque sea un insulto. Algo que no sea el silencio más doloroso. Ay.

¡Música, alumno!

Vaya, lo volví a hacer. La audición de flautas del final de este trimestre ha dado dos pequeños frutos medianamente presentables —y por tanto, presentados. Aquí me tenéis volviendo a enfrentarme ante la partitura, el instrumento, el público y el sentido común para traeros unas interpretaciones de un pequeño vals de Köhler (¿de quién?) y de un fragmento de una sonata de mi querido Telemann. Prescindibles y todo lo que queráis, pero ¿y lo que me divierto?

Esta piececita es un vals para dúo de flautas de Ernesto Köhler, italiano —pese al apellido— que dejó poco nombre para la posteridad en general, pero un buen legado para los flautistas aspirantes: una colección de estudios para practicar, con dificultades crecientes, que no duelen en los tímpanos ni aburren a las ovejas. En concreto, aquí tenéis el dúo nº5 en mi menor del opus 93. Es de los fáciles —salvo por el final de la segunda voz, que, una vez más, recae en mi sufrido profesor.

No creo que en el Guitar Hero —¿tanto inglés sabéis que no entendéis el chiste de llamarle «guitarrero»?— haya muchas piezas de bajo continuo. Aquí tenéis una: el Andante de una sonata para oboe y continuo de Telemann (creo que la TWV 41:a3 en la menor), versionado para flauta y grupo de guitarras. Mis sufridos acompañantes dicen que repetirán la experiencia, aunque no sé si conmigo.

Y con esto, os deseo una feliz Newtondad, Kwanzaa, Hanukkah, solsticio de invierno, gatillazo-apocalipsis maya o lo que quiera que celebréis por estas fechas.